¿Trabajas mucho y los beneficios no son los que esperabas?

¿Te has sentido en algún momento así? Dedicas jornadas maratonianas al desarrollo de tu negocio, y aún así cuando llega final de mes, el beneficio que recibes no es el que debería ser para todo el esfuerzo que le dedicas. ¿Qué está fallando o qué estoy haciendo mal? 

Es bueno que te lo preguntes y seas consciente de este punto, porque solo así podrás poner solución. Es más común de lo que crees, no eres el único ni serás el último, pero no por ello hay que dejarlo pasar, a no ser que quieras dejarte tu bienestar y el de tu empresa. 

En este post mi intención es arrojarte un poco de luz al respecto, para que puedas empezar a respirar tranquilo, y sobre todo, que tengas la certeza de que hay una solución para esto.

¿Porqué sucede esto? 

Posiblemente, en términos generales la empresa va bien, tiene un buen margen bruto, cubre sus costes fijos y tiene una larga lista de espera. Pero la realidad es que no estás consiguiendo suficiente beneficio como para crecer de una forma estable y sostenible. De manera que hasta la fecha no has podido crear una mínima estructura en la que apoyarte para mejorar tu calidad de vida. 

En ocasiones nos encontramos con el siguiente escenario. Nos damos cuenta de que un producto o servicio no nos está dando el mismo beneficio que otros. Incluso muchas veces estamos perdiendo dinero. Para ello lo que debemos hacer es un análisis individual de cada uno de ellos para saber que beneficio exacto nos aporta cada uno. 

Parece algo muy lógico pero créeme, me encuentro con muchos casos en que el empresario no conoce los números de su negocio. Y esto es imprescindible. La idea no es solo que cubras costes, sino que obtengas beneficios y margen de reinversión. 

¿Eliminar el producto/servicio o subir precios? 

Seguramente pienses que lo más sencillo sea eliminar el producto o servicio que no es rentable y se acabó el problema. Pero déjame decirte que a veces no es ni lo más fácil ni lo más conveniente para el negocio. 

Piensa que hay más productos o servicios en tu catalogo y hay una relación entre ellos. Muchos quizás se vendan gracias a un producto o servicio de entrada que mediante una venta cruzada nos permite vender el siguiente producto o servicio premium. Tenlo en cuenta. 

Existe la opción de crear una estrategia de precios. Teniendo presente que no podemos perjudicar al resto de productos o servicios que vendemos, podemos plantearnos los siguientes escenarios: 

  • A) Subir el precio, por lo que se corre el riesgo de reducir las oportunidades de negocio.
  • B) Bajar la calidad o tiempos de producción para reducir costes, con lo que corremos el riesgo de crear insatisfacción entre nuestros clientes.
  • C) Un mix de ambos: La mejor opción es revisar todos los procesos de la cadena de valor del negocio, optimizandolos y reduciendo o eliminando los costes ocultos o superfluos. Posteriormente revisar si la tarifa de precios nos da el margen deseado y si no es así, ajustar ésta. 

Si te encuentras en esta situación puedes ponerte en contacto conmigo AQUÍ, estaré encantado de ayudarte. Si te ha servido de ayuda o crees que le puede ayudar a alguien de tu entorno, por favor no dudes en compartirlo para llegar a más personas que lo puedan necesitar.

Nos vemos en las redes > Linkedin e Instagram.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies